General

4 de Febrero – Día Mundial contra el Cáncer

4 de Febrero – Día Mundial contra el Cáncer

Como es bien sabido, y así lo destaca la OMS en sus informes, la lactancia materna contribuye a la salud de la madre inmediatamente después del parto, ya que ayuda a reducir el riesgo de hemorragia posparto. A corto plazo, la lactancia materna retrasa el retorno a la fertilidad y, a largo plazo, reduce la diabetes tipo 2 y el cáncer de mama, de útero y de ovario. Esta protección se ha asociado a una duración prolongada de la lactancia (a mayor duración, mayor protección, como mínimo superior a 6 meses, e idealmente varios años en total) y actualmente es común hacer referencia al cáncer entre los “riesgos de no amamantar“.

Pero con motivo del Día Mundial contra el Cáncer, que se celebra el 4 de febrero 2020, desde ALBA nos ha parecido oportuno no tanto hacer hincapié en los beneficios de la lactancia, trabajo más propio del sistema sanitario, como compartir una de las experiencias más interesantes y emotivas relacionadas con la lactancia materna y el cáncer que vivimos en el sector social, concretamente en un Congreso de lactancia organizado por FEDALMA.

ahinoa verdaguer

Allí tuvimos la oportunidad de conocer el caso de Ainhoa Verdaguer,  mujer a la que con 38 años y un bebé de 4 meses, se le diagnosticó un cáncer de mama y recibió la indicación de finalizar la lactancia materna por incompatibilidad con los tratamientos prescritos.

Motivada por su interés y dada la ausencia aparente de opciones, recabó información y consiguió continuar con la LM a pesar de la quimioterapia y las dificultades encontradas en el proceso.

Los detalles de su caso fueron presentados en el póster “Lactancia materna y quimioterapia, a propósito de un caso [pdfpor la propia Ainhoa Verdaguer Puig, junto con N. Querol Vilaró y N. Jorba Galdós, y recibió el premio al mejor póster por “aclamación popular” de los congresistas presentes.

De entre las Conclusiones del caso destacamos:

Para poder dar un asesoramiento veraz a las madres que desean continuar con la LM durante un proceso oncológico, hay información que debería estar en conocimiento de los profesionales sanitarios, ya que existe un margen de posible compatibilidad entre los tratamientos quimioterapéuticos y la LM. Asimismo se da durante las pruebas diagnósticas y las intervenciones previas antes del inicio del tratamiento farmacológico (PET scan, ventriculografía, biopsias, resonancias magnéticas con contraste) que requieren adaptaciones en la lactancia, pero que no implican su abandono.

Como reflexión final desde ALBA queremos sumarnos a estas conclusiones y destacar que hablar de lactancia materna y cáncer va mucho más allá de la prevención, es hablar también del derecho de todas las personas a la mejor atención sanitaria y, en el caso de las madres, de forma respetuosa con sus opciones de crianza.

La prevención del cáncer en las mujeres por medio de la lactancia materna está estrechamente ligada a su duración, por lo que las madres primerizas o con bebés de corta edad, sin un largo historial de lactancias previas, son igualmente vulnerables.

En el caso de las madres que estén amamantando, y a las que se les diagnostique un cáncer durante su lactancia, es imperativo reconocer su derecho a una atención personalizada, que implique valorar las distintas opciones y tratamientos disponibles, en el caso de que deseen mantener la lactancia y ello sea posible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Consultas de lactancia

Ahora puedes hacer consultas de lactancia en nuestro grupo privado de Facebook.

Síguenos en Facebook

Estamos aquí

Instagram

Comparte tus fotos de lactancia en Instagram con el hashtag: #albalactanciafotos.