Vivencias

La vivencia de Ana

La vivencia de Ana

Mi lactancia no pudo comenzar peor. Mi niño nació por cesárea en un hospital público. Nos separaron solamente unos minutos y antes de subir a la habitación me lo pusieron al pecho. La atención fue buena y creo que dentro de las posibilidades respetan el proceso natural del parto y el inicio de la lactancia. Pero cuando me dieron el alta yo ya tenía grietas en los pezones y empezaba a notar los primeros pinchazos. Me dieron el famoso Purelan y me dijeron que era normal y que ya se me pasaría. El mismo consejo me dieron en el CAP; que al principio es normal que duela, que se pasa.

Y no, no se pasa. Si algo he aprendido es que dar el pecho no duele y que si duele, hay que hacer algo. Al cabo de un mes yo tenía los dos pezones pelados y unos pinchazos horribles durante y después de cada toma. Lloraba el niño y me daban ganas de llorar a mí también… Lo pasé fatal, ¿cómo iba a disfrutar de mi maternidad si la actividad que me ocupaba casi todo el día me causaba semejante dolor?

Llegué a pensar en tirar la toalla. Aguanté porque veía al niño tan gordito y tan bien que me daba muchísima pena quitarle la teta y porque tenía muy claros los beneficios de la leche materna, pero para mí dar el pecho era un auténtico suplicio. La sanidad pública, que potencia con posters y charlas la lactancia materna, te deja totalmente abandonada cuando tienes un problema. No es por dejadez de los profesionales, es porque tienen una falta de preparación absoluta.

Casi por casualidad conocí a una de las asesoras de Alba y comenzó una auténtica salvación. Me corrigió la postura y al verme tan mal me envió directamente al grupo de Sant Andreu. Allí conocí a Inma Marcos, que fue la persona que me reconcilió con mi lactancia y mi maternidad en general. Lo primero que hizo fue enviar a analizar una muestra de mi leche y decirme que podía tomar un calmante compatible con la lactancia de momento (esto ya supuso una mejora enorme, ya que el dolor se redujo bastante) Los análisis confirmaron una infección severa que no remitió del todo ni con tratamiento antibiótico. Me pusieron en contacto con el Dr. Vera, que me atendió por teléfono de manera totalmente altruista. Además me dijeron que el niño tenía el frenillo corto. Cuando lo vio el cirujano me confirmó que ese frenillo se tendría que haber operado mucho antes (creo que deberían haberlo detectado en el hospital) El frenillo del niño es muy importante; si es corto y no le deja mover bien la lengua, presiona con los labios y las encías, lo que se parece bastante a un mordisqueo continuo.

Después de operar al niño y tras unas semanas del tratamiento que el Dr. Vera me recomendó, con Lactobacillus en lugar de antibióticos, mis pezones volvieron a estar íntegros y pude dejar el calmante. La lactancia pasó de ser un vía crucis a un experiencia positiva y gratificante. El niño lo notó muchísimo; yo estaba mucho más dispuesta a ponerlo al pecho en cualquier momento y más contenta y él, en consecuencia, más satisfecho y tranquilo.

Ahora mi niño tiene cuatro meses y medio, está sano y gordito y yo estoy tan encantada con mi lactancia que me he hecho donante de leche!!! El proceso de hacerse donante es tan sencillo como ir al banco de sangre más cercano, contestar unas preguntas, hacerte una analítica y recoger el sacaleches y los bibes. Desde el principio he tenido mucha cantidad; cada día me saco leche dos o tres veces; a mí me va genial vaciar el pecho y no me cuesta nada llenar un bibe; los voy metiendo en el congelador y luego te los vienen a buscar a casa. Esta leche se utiliza para niños prematuros o que han tenido una cirugía de aparato digestivo… Requiere poco esfuerzo por mi parte y el beneficio para los niños que lo necesitan es enorme.

En fin, así es como gracias a la ayuda de Inma Marcos, Paco Vera, Mª José Díaz, Gemma Pujadó y el resto de las chicas de Alba, una lactancia desastrosa se ha convertido en una experiencia maravillosa que esperamos que dure muchos meses. Quiero animar a todas las madres que puedan estar pasando un mal momento con su lactancia y decirles que todos los problemas tienen solución y gracias al grupo Alba tenemos un apoyo para seguir adelante. Os aseguro que vale la pena.

2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Consultas de lactancia

Ahora puedes hacer consultas de lactancia en nuestro grupo privado de Facebook.

Síguenos en Facebook

Estamos aquí

Instagram

Comparte tus fotos de lactancia en Instagram con el hashtag: #albalactanciafotos.