General

Entrevista a Naomi Aldort

Entrevista a Naomi Aldort

Naomi Aldort es asesora familiar, escritora y conferenciante. Es americana, está casada y es madre de tres hijos. Ha escrito numerosos libros acerca de educación infantil y tiene una web propia www.naomialdort.com, a través de la cual asesora a padres y madres de todo el mundo. Incluso podemos ver algunas de sus charlas en YouTube. Además de numerosos libros, la autora publica artículos en revistas de educación de varios países.

Naomi Aldort participará en el XI Congreso FEDALMA 2014 que bajo el lema “Lactancia Materna, sin fecha de caducidad” tendrá lugar los próximos días 30 y 31 de mayo en Miranda de Ebro (Burgos) siendo AMAMANTO el grupo anfitrión. A su cargo estará la Conferencia Inaugural bajo el título “Crianza y Lactancia Materna”.

El Grupo Anfitrión del Congreso ha querido conocer un poco mejor a Naomi Aldort y la ha entrevistado. Aquí os incluimos la entrevista que la compañeras de AMAMANTO han sido tan amables de compartir, esperamos que os parezca interesante.

 

 Logo Amamanto

Desde tu experiencia personal, ¿cómo transmites la importancia de la lactancia en niños mayores de dos años?

Todavía no he conocido a ningún niño de 2 años que en condiciones naturales quiera dejar de mamar. También observo que cuando las madres se sienten libres para seguir el dictado de sus corazones, ellas tampoco quieren pasar por el dolor de forzar a un niño a dejar de mamar, ni quieren perder esa experiencia de vínculo mágico.
He visto biberones o chupetes y otras circunstancias especiales inducir un destete temprano, pero nunca bajo condiciones normales de amamantamiento receptivo y colecho. Aún así, no es nunca motivo para que la madre se sienta culpable o con remordimientos. Todas las madres lo hacen lo mejor que pueden con lo que saben. La sociedad ha estado confundiéndonos a todos y es fantástico que estemos volviendo al camino natural de criar a los niños.
La naturaleza no comete errores. Lleva perfeccionándose durante millones de años para darnos el sistema óptimo de cuidar a un niño. Las elecciones primitivas de un niño son las mejores. El niño tiene razón porque la naturaleza no mete la pata y no necesita que luchemos contra ella.
Mis muchos años amamantando a tres niños, hasta que mi hijo pequeño tuvo casi cinco años, son seguramente los mejores años de mi vida. El hecho de que la experiencia sea tan agradable es otra indicación de su idoneidad (de nuevo, sin contar con los problemas especiales de las madres actuales que ocasionalmente dificultan esta experiencia natural y no es culpa suya). Amamantar es el camino natural. Te sientes bien, resuelve problemas, es fácil de usar, y es óptimo para el desarrollo de la salud intelectual y emocional. Cuando una madre entiende las ventajas de continuar amamantando y está libre de presiones que la confunden, querrá continuar amamantando.

¿Cómo podemos promocionar la imagen de que la lactancia es SIEMPRE buena, y no sólo durante los seis primeros meses de vida de un bebé?

La recomendación médica sobre los 6 meses lo demuestra. Es el momento en que es más fácil destetar porque el bebé todavía no es lo suficientemente consciente como para resistir y afirmarse a sí mismo. Es como “escabullirse” antes de que el bebé lo note. Cuando el niño es consciente, no tiene el deseo de destetarse porque no es natural; todavía se está beneficiando de ello de muchas formas. Para ayudar a las madres a seguir el dictado de la naturaleza hay que ofrecerles educación.
Lo que yo ofrezco a las madres es una forma de recuperar su libertad interior. Cuando es emocionalmente libre para atender a su bebé o niño desde su corazón, una madre no tiene deseos de destetar. La idea de destetar es aprendida. Está enraizada en el miedo a la intimidad y la percepción del maravilloso vínculo madre-hijo como una amenaza. Será necesario que un par de generaciones de niños criados con respeto se conviertan en adultos para abolir esta idea de limitar la duración de la lactancia.

Crianza respetuosa y lactancia, ¿dos ingredientes fundamentales para establecer un vínculo adecuado con nuestros/as hijos/as?

Estos dos conceptos no son el origen sino el resultado de un vínculo adecuado. Confiar en el niño y en una misma sí son los ingredientes fundamentales que permiten una crianza respetuosa y una lactancia sin fecha de caducidad.

¿Qué beneficios, según tu opinión, obtiene un/a niño/a que es amamantado sin fecha de caducidad en relación a su crianza? ¿Y una mamá? ¿Pueden ser extensibles a la familia: papá, hermanos…?

Si, toda la familia se beneficia, por supuesto incluyendo la salud de la madre, pero esto sería muy largo de explicar en una entrevista. De momento, permíteme mencionar algunos beneficios para el niño que no son normalmente señalados:

  • A los 6 meses, el bebé no tiene memoria consciente de estar siendo amamantado. A los 2 años sí la tiene y por lo tanto, se puede beneficiar no solo de la leche y la cercanía sino también de la relación en sí misma que fortalece su autoestima.
  • El niño asume firmemente que sus necesidades primarias son correctas. Cuando nosotras respondemos, su percepción es reforzada y confía en sí mismo completamente, “Lo que siento es correcto”. Por lo tanto, incluso antes de fijarnos en los beneficios físicos, emocionales e intelectuales, el simple hecho de que el niño vea su voz interior validada por la respuesta de su madre, es algo que no tiene precio. Seguridad en sí mismo e independencia es el resultado de esta experiencia, “Lo que siento es correcto y tiene impacto en mi madre que responde de acuerdo a mi voz interior… puedo confiar en mí mismo”. Si queremos criar seres humanos que no caigan presa de manipulaciones sociales, comerciales o sexuales, presión de grupo, drogas y modas, debemos empezar por mostrar respeto a su voz interior.
  • Por el contrario, cuando destetamos a un bebé, en esencia le estamos diciendo: “Lo que sientes dentro no es correcto y no debes confiar en ello”. Le decimos que haga lo que otros deciden en vez de escucharse a sí mismo. Le preparamos para sentirse dependiente, buscar aprobación externa, y por lo tanto inseguro. El niño se pregunta, “Cómo mi querida mamá me priva de lo que necesito? Mi propio instinto debe estar equivocado…”
  • El niño que continua mamando confía en sí mismo. No solo llega a ser autosuficiente e independiente, sino que también aprende a confiar en su madre y en otros cuidadores. Ha vivido una experiencia vinculante y la reproducirá el resto de su vida en todas sus relaciones.

¿Qué le dirías a una madre que quiere seguir amamantando a su hijo/a de más de dos años, pero se siente presionada por su familia, amigos, sociedad en general… y no tiene ningún apoyo?

El trabajo de una madre no es satisfacer a la familia sino satisfacer las necesidades de su hijo. Está ahí para proteger al niño de cualquiera que vaya contra sus necesidades primarias. Muchas madres han sido criadas sin un sano amor incondicional y por lo tanto les resulta difícil confiar en sí mismas con seguridad. Aquí es dónde mi trabajo es más efectivo; ayudo a las madres a recuperar esta necesaria libertad para confiar y fluir con el niño.
En sesiones telefónicas, de Skype y en mis talleres, ofrezco un proceso que fomenta la habilidad de la madre a permanecer arraigada en sí misma y a escuchar a su hijo. Este proceso la libera de buscar aprobación de cualquier otra persona. Cuando se libera de la necesidad de aprobación de la familia, amigos y otros, realmente consigue una conexión más cercana y verdadera con ellos, mientras actúa libremente con su hijo, basándose en sus propias señales y en las de su hijo.

Sabemos que la lactancia materna ayuda a establecer un vínculo afectivo con los/as hijos/as, pero ¿qué ocurre cuando hablamos de lactancia artificial? ¿Se produce el mismo tipo de vínculo? ¿Es diferente la relación de apego que pueda establecer un niño alimentado con lactancia materna que uno alimentado con lactancia artificial?

Me preocupa este tipo de preguntas porque es casi una trampa para culpabilizar. Quiero asegurarme que ninguna madre que lea esto se siente criticada. Todas las madres lo hacen lo mejor que pueden con lo que saben y si una madre da el biberón, debería saber que el amor es mucho más importante que los métodos. Obviamente, dos cosas distintas no pueden ser lo mismo. El vínculo que se crea a través del contacto corporal directo no es el mismo que el que se crea siendo sostenido y alimentado. Además el impacto hormonal del amamantamiento en la madre afecta a su grado de respuesta. Aun así, hay otros tantísimos factores que entran en juego en la crianza de un hijo, que aislar pecho o biberón como causa de cualquier cosa es prácticamente imposible. A la gente le gusta estos debates pero nos divide y yo estoy por la unidad, el reconocimiento y el amor. Llevo más de 20 años ayudando a padres de todo el mundo, principalmente a padres respetuosos pero no en exclusiva. He visto niños amamantados que no van bien debido a muchos otros problemas en la familia, y también he visto niños de biberón crecer magníficamente. Debemos aceptar nuestros caminos de aprendizaje con inclusión y perdón. En general veo muchas familias que amamantan sin límite donde los niños se comportan bien, están felices, receptivos y satisfechos. Pero también conozco niños así que han sido alimentados con biberón. Mi hermano y yo fuimos alimentados con biberón y, puedo asegurar que mi hermano es una de las personas más asombrosas que conozco, con un buen vínculo, en un matrimonio genial, un padre increíble, conectado, amoroso y sabio. Solo enseño AMOR, no dogma. Los padres siempre lo hacen lo mejor que pueden y los niños humanos reconocen el amor cuando lo sienten. Creo que cualquier madre preferiría amamantar si fuera emocionalmente libre para hacerlo. Esta generación sufre de dependencia emocional de aprobación mientras que la industria y los sistemas políticos se benefician de esta debilidad. Leche materna gratuita competiría ciertamente con una industria de biberones y leches de formula. Estoy comprometida a ayudar a las madres a volver a sí mismas y confiar en sus hijos. Cuando lo hagan, y puedan, continuaran amamantando. Pero si no lo hacen, y dan el biberón con amor, sosteniendo y dando amor incondicional, les ayudaré a sentirse bien consigo mismas, no culpables, y encantadas del camino que han empezado. El amor es el único camino.

En 2009 se publicó en España el libro de Naomi Aldort, Aprender a educar sin gritos, amenazas ni castigos. Barcelona. Ediciones Medici:

aprender a educar - web

 Cuando los niños perciben que pueden mostrarse como son, que pueden sentir lo que sienten y cuando se dan cuenta de que nos importa su punto de vista, suelen crear la solución a su propio problema, o hacer las paces con la realidad. Por el contrario, cuando los sentimientos del niño se niegan, suelen verse incapaces de resolver sus propios problemas.

Las palabras que elegimos en nuestras interacciones con los niños tienen el poder de sanar o herir, de ignorar los sentimientos o de abrir el corazón. Pero, normalmente, nuestra forma de hablar con los niños niega cada uno de sus pronunciamientos. Muchas veces, ante una situación en la que el niño está estresado o sufre (una caída, por ejemplo) lo solucionamos con un simple no pasa nada, pero sí pasa algo.

Cuando entendemos y respetamos lo que le pasa en ese momento, validamos su estado. A partir de ahora, el niño se siente seguro sintiendo sus sentimientos y expresándolos plenamente. Cuando un niño llora, y validamos lo que expresa, probablemente llora con más fuerza porque la validación le da permiso para expresar sus sentimientos más profundos. Y así pueden avanzar sin restos de malos sentimientos.

La fórmula: A.P.E.G.O.

Una herramienta o estrategia sencilla para pasar de la negación de los sentimientos del niño a la validación de los mismos es la Fórmula APEGO.

A. Aislarse del comportamiento y emociones del niño hablando en silencio con uno mismo.

Naomi nos compara con un ordenador del que automáticamente emerge una ventana de texto; si lo leemos en voz alta, tal cual, saldrán de nosotros ideas que vienen del pasado, de situaciones similares que hemos vivido como niños. Haykid screaming que pararse, escucharte interiormente pero no comunicar esos mensajes. Porque si exponemos todo lo que pasa por nuestra mente en ese mismo instante, podemos herir al niño. Lo que sentimos pertenece al pasado y no refleja la persona que somo en este momento.

Dicen que la mejor forma de sobrellevar un golpe con otro coche en la carretera, sea de quien sea la culpa, es desde la escucha del otro, desde la tranquilidad. Porque dejar estallar la tensión que acumulamos en estas situaciones frente al otro nunca es una buena solución.

Mirar, ver, observar, cerrar los ojos y tragar despacio, escuchándonos a nosotros desde el interior, que seamos capaces de retener la explosión dentro.

P. Prestar atención al niño.

Dirigir la atención y el monólogo interior al niño. Él es el protagonista, debemos escucharle.

E. Escuchar lo que el niño dice o lo que sus acciones nos dicen.

Hacerle ver que lo estamos escuchando y entendemos (aunque no necesariamente compartamos) sus sentimientos. Hacerle preguntas que le den la oportunidad de comunicar lo que le sucede o que le muestren que nosotros (el adulto) le comprende. Pero estas preguntas nunca deben negar o juzgar lo que le pasa. A veces solo necesitamos un cruce de miradas, de gestos o de muecas para comunicarnos con ellos.

G. Garantizar la validación de los sentimientos del niño

Mostrarle que respetamos lo que le está sucediendo. Observamos el contexto y le entendemos, sin dramatizar ni añadir nada.

O. Otorgar confianza al niño

Confiar en su capacidad de resolución, demostrarle que confiamos en él, en sus recursos, ser paciente, no intervenir en sus mensajes, no restarle importancia a lo que dice.

Si hemos conseguido llegar a la validación desde la negación, dejaremos que los niños avancen por su camino, que se sientan capaces de escalar montañas o de superar obstáculos sin la necesidad de que el adulto les levante y coloque al otro lado. Ahora somos pequeños bastones que les ayudan a sentirse en la realidad.

1

2 comentarios

  • ¡me encanta Naomi Aldort!
    Su obra “Aprender a educar” es mi libro de cabecera.

    Me gustaría saber si la sra. Aldort habla español y si pasa consulta en España o si se puede hablar con ella por internet y como hacerlo… ¿alguien me lo puede decir? Es que tengo un problema y necesitaría su ayuda…

    Muchas gracias

  • Gracias por esta magnífica entrevista.
    Cuando parece que ya no queda más por decir, siempre puede resumirse de nuevo con mejores palabras!
    Gracias por vuestra labor!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Consultas de lactancia

Ahora puedes hacer consultas de lactancia en nuestro grupo privado de Facebook.

Síguenos en Facebook

Estamos aquí

Instagram

Comparte tus fotos de lactancia en Instagram con el hashtag: #albalactanciafotos.