Día Internacional de la Mujer 2024

El lema elegido por ONU Mujeres para el Día Internacional de la Mujer 2024 es «Invertir en las mujeres, acelerar el progreso» con el que se quiere dar visibilidad a la importancia de que los gobiernos destinen recursos económicos para promover los derechos de las mujeres y, de este modo, acelerar la igualdad.

ONU Mujeres es la organización de las Naciones Unidas dedicada a promover la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres.

Como defensora mundial de mujeres y niñas, ONU Mujeres fue establecida para acelerar el progreso que conllevará a mejorar las condiciones de vida de las mujeres y para responder a las necesidades que enfrentan en el mundo.

«Invertir en Mujeres» también incluye invertir en apoyo a la lactancia

La serie sobre lactancia materna publicada en The Lancet, incluye el modelo conceptual «Condiciones propicias para la lactancia materna», que pone en evidencia que la legislación, las políticas y la financiación son, junto con la movilización social y el apoyo sanitario, intervenciones clave para que todas las mujeres que así lo deseen puedan ejercer su derecho a amamantar.

Los entornos determinantes que precisan una mayor inversión y recursos económicos son los sistemas y servicios de salud, el apoyo familiar y comunitario, así como los lugares de trabajo y empleo.

Sistemas y servicios de salud

El sistema de salud está en posición de apoyar a las mujeres en momentos clave, antes y después del nacimiento de sus hijos y, posteriormente, cuando existen retos para el mantenimiento de la lactancia.

Es importante invertir recursos económicos en formar a los profesionales sanitarios para que tengan los conocimientos y las aptitudes requeridos para brindar apoyo a todas las mujeres en sus decisiones, incluido el deseo de amamantar.

Familia y comunidad

Las familias deben tener acceso a recursos de información y apoyo comunitario que les permita tomar decisiones libres e informadas sobre su parto y la forma de alimentar y criar a sus hijos.

Los grupos de apoyo a la lactancia son asociaciones, entre cuyos objetivos se encuentran promover la igualdad y equidad de género necesaria para facilitar que las mujeres puedan tener éxito en sus decisiones, incluyendo su deseo de amamantar a sus hijos.

Las intervenciones basadas en la comunidad, como la orientación en grupos y la movilización social, han demostrado ser eficaces en el apoyo a las mujeres y a sus familias, pero difícilmente podrán llevar a cabo esta importante labor social sin recursos económicos suficientes.

La protección de la maternidad y el lugar de trabajo

La posibilidad de hacer pausas en el trabajo, de poder utilizar salas para amamantar o extraerse leche, y disponer de licencias de maternidad y paternidad durante un mínimo de 24 semanas, son algunas de las medidas de probada eficacia para conciliar la vida familiar con la laboral y favorecer la coparticipación de la pareja en la crianza de los hijos.

Cada vez más mujeres se incorporan al mercado del trabajo remunerado, en trabajos cada vez más cualificados, al mismo tiempo que, cuando deciden ser madres, la gran mayoría elige la lactancia materna para alimentar a sus hijos.

Integrar la maternidad y la paternidad con la vida laboral es un desafío que muchas familias enfrentan

Es imprescindible la inversión política y económica para dar respuesta a este desafío, además de una comunicación efectiva, la comprensión de los derechos de los trabajadores y la disposición para negociar soluciones que beneficien a las madres y también a las empresas.

En un mundo que se enfrenta a múltiples crisis que someten a las comunidades a una inmensa presión, lograr la igualdad y equidad de género es más vital que nunca.

Uno de los principales obstáculos para lograr esta igualdad y equidad de género es la alarmante falta de recursos económicos que se destinan a esta finalidad.

#InvertirEnMujeres

Invertir en las mujeres es una cuestión de derechos humanos y la piedra angular para crear sociedades inclusivas:

  • La pandemia del COVID-19, los conflictos geopolíticos, los desastres climáticos y las turbulencias económicas son factores que pueden condicionar el avance en la defensa de los derechos de las mujeres.
  • Los recortes en el gasto público, debido a los conflictos y al alza de los precios de los combustibles y los alimentos, repercute negativamente en las mujeres y sus familias, ya que los recortes y la austeridad impactan en servicios públicos esenciales, políticas de cuidados y protección social.
  • Es imperativo avanzar hacia el desarrollo sostenible y una sociedad del cuidado que preserve el medioambiente y la sostenibilidad, amplificando la voz de las mujeres.
  • Las asociaciones de mujeres que impulsan el cambio están abogando y trabajando casi sin recursos, ya que reciben un escaso porcentaje de la ayuda oficial para el desarrollo.